lunes, 30 de noviembre de 2009

Indignado sobre tercer lugar


El gobernador de Baja California José Guadalupe Osuna Millán sonríe mucho en público. Pero cuando se indigna por algo, esa sonrisa cambia rápidamente en un gesto de disgusto. Fui testigo de eso en persona un año durante el desfile del Día de la Independencia cuando Osuna era presidente municipal de Tijuana. El estaba viendo el desfile desde un balcón del palacio municipal y parecía estar disfrutandolo hasta el último contingente llegó a su punto de vista. El contigente era el capítulo local del los zapatistas (EZLN). Yo estaba mirando a Osuna en ese momento desde abajo en la glorieta cercana para ver su reacción. La sonrisa del panista cambió a una mueca, como se obtiene cuando es golpeado por un repentino ataque de indigestión.

El actual Gobernador Osuna se indigna cada vez que se enfrenta a algo que no le gusta. Se indignó bien feo durante la sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública el jueves pasado, donde estuvieron los gobernadores del país, el Presidente Calderón, y Luis de la Barreda, director del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), que refirió que Chihuahua es el estado más violento del país, de acuerdo a su estudio, seguido por Sinaloa en segundo lugar, Baja California en tercer lugar, el Distrito Federal en cuarto lugar, y Guerrero en quinto lugar, mientras que Yucatán es el estado más seguro. Sin embargo, Osuna rechaza el estudio del ICESI. Según de él y el Procurador de Justicia del Estado, Rommel Moreno Manjarrez, Baja California está sólo en undécimo lugar.

Una parte del trabajo del gobernador de cualquier estado es atraer más inversiones, más industria, y el turismo de otros estados y países. Pero cuando su estado es una puerta principio y la sede de un cártel de drogas más allá de su control, no se puede esperar a muchos extranjeros a nadar en sus aguas infestadas de tiburones.

Como bajacaliforniano, no me siento ofendido de que recibimos el ICESI medalla de bronce (tercer lugar) por la (narco)violencia. Estoy agradecido de que no estamos en el primer lugar como es Chihuahua con su Ciudad Juárez a la cabeza. Nuestro "lugares" son en última instancia el resultado de la prohibición y de las drogas y la guerra gubernamental contra los cárteles.

Se dice que la verdad a veces duele, pero más exactamente, es la negación que hace que uno parece estúpido.


No hay comentarios.: