martes, 11 de mayo de 2010

Leyes fascistas ¿en Arizona y México?
























Leyes fascistas ¿en Arizona y México?

Luis Pazos

A todos los mexicanos nos han ofendido con una ley que criminaliza a los indocumentados en el estado de Arizona. Pero no basta que los legisladores, las autoridades y los ciudadanos mexicanos manifestemos nuestro desacuerdo con esa ley de corte fascista, es necesario analizar el por qué millones de mexicanos no encuentran trabajo en nuestro país y lo tienen que buscar al otro lado de la frontera norte.

Hay dos legislaciones mexicanas que han sido las principales causas del desempleo en México. Una, que con la excusa de una reforma agraria, institucionalizó la inseguridad en la propiedad de la tierra durante casi todo el siglo pasado. Esa legislación agraria impidió la capitalización, la innovación y la modernización del campo mexicano. Durante 70 años empobreció al campesino, pero benefició a líderes corruptos que invadían tierras, y a funcionarios que las repartían a diestra y siniestra. Del campo mexicano han salido millones de mexicanos a buscar trabajo a los EUA.

Otra de las causas de la baja creación de empleos en México es una ley laboral fascista, que privilegia a los gremios y discrimina al trabajador independiente. Esa vieja legislación, intocable por más de cuatro décadas, basada en el corporativismo fascista que prevaleció en México el siglo pasado, dificulta la creación de empleos a millones de pequeños y medianos empresarios por las cargas y compromisos que les impone. Esa ley es incompatible con un mundo globalizado y competitivo.

Si realmente nuestros legisladores quieren ayudar a disminuir la migración de mexicanos a los EUA, además de expresar su descontento por la ley fascista que pronto entrará en vigor en Arizona, deben consolidar la seguridad de la propiedad de la tierra en el campo y aprobar la iniciativa de Reforma Laboral que introduce mayores facilidades para la creación de empleos en México.

No hay comentarios.: