martes, 31 de agosto de 2010

Una descripción libertaria exacta : Calderón, “un estadista mediocre”


















IV Informe de gobierno: el presidente atrincherado

Calderón, “un estadista mediocre”

Isaí Tonatiuh Lara Bermúdez ZETA

La conclusión de estudiosos, analistas y legisladores es que el cuarto año del presidente Felipe Calderón ha sido muy malo. Sin resultados en sus tres ejes, seguridad, impunidad y empleo, el panista rebasa su segundo trienio con la sociedad disconforme, con más de 30 mil ejecutados en el País y una tasa de desempleo del 6 por ciento.

A sabiendas de que no sería ovacionado ni reverenciado por las acciones de su cuarto año de gobierno, el presidente Felipe Calderón Hinojosa advirtió a inicios de semana que no iría a la Cámara de Diputados el 1 de septiembre a presentar su informe presidencial.

Y aunque primero amenazó con acudir si lo respetaban, después argumentó que no podía asistir porque la ley se había modificado para no hacerlo.

Por segundo año, Felipe Calderón Hinojosa enviará su el informe por escrito al congreso de la unión.

La relación del presidente con el poder legislativo no ha sido buena. Ni con la cámara que le acompañó los primeros tres años de gobierno, ni con la actual. Aquella vez, apenas pudo tomar protesta como presidente y en su primer informe la fracción perredista abandonó el recinto en medio del escándalo. El segundo y el tercero lo envío, e igual sucederá con esta cuarta entrega.

Las manifestaciones de encono en la cámara de diputados, han sido motivadas por las divergencias entre la oposición y el gobierno. Mientras el presidente informa que todo está bien, los diputados del PRD o del PRI, consideran que no ha cumplido con su palabra, e inicia la discusión.

El doctor Sergio Aguayo, profesor e investigador del Colegio de México afirmó que: “ha sido un mal año para Felipe Calderón dentro de lo que ha sido un sexenio bastante malo… además del recrudecimiento de la inseguridad y las señales de insatisfacción en casi todos los sectores de la sociedad por las líneas generales de su estrategia… pues las decisiones de Felipe Calderón han demostrado que es un estadista mediocre, que no es un líder que inspire confianza a la realidad.”.

El catedrático explicó que éstas son las razones por lo que el ejecutivo rechazó la invitación hecha por los diputados a presentar el informe presidencial: “Está en una situación incómoda, es un presidente atrincherado… en parte por la impopularidad en el electorado…y sectores más amplios, insatisfechos con lo que está pasando con la inseguridad”.

Aguayo habló de esa crisis social: “la carestía sigue golpeando a la mayor parte de la sociedad y hay inconformidad por las políticas que toma, y además ha sido bastante insensible en ese terreno, hablo el de la economía, el de la distribución de los ingresos. Porque ha sido incapaz de hacer una reducción en los salarios y privilegios del ejecutivo. En consecuencia sabemos que están siendo copartícipes de la situación tan difícil en la que atraviesa la mayoría de la población”.

El académico concluye que, en los informes de gobierno los presidentes tienen el “hábito de maquillar las cifras para presentar avances que en mi opinión son bastantes malos. No es un buen año ni para México ni para Felipe Calderón”.

Y efectivamente, si se consideran los tres ejes de la administración pública que Calderón delineo al tomar posesión como presidente, combate a la impunidad, mejorar la seguridad pública y crear empleos, ciertamente el mandatario poco tiene que informar y los legisladores mucho que reclamar.

Como nunca en México, la inseguridad producto del narcotráfico y el crimen organizado. Incluso en niveles de narcoterrorismo al afectar las estructuras sociales y atacar a los civiles con granadas, coches bomba, bloqueos, represión social, amenazas públicas. A ello se suman las más de 30 mil muertes en cuatro años de gobierno de Felipe Calderón. La violencia cruenta está ligada a la impunidad que se respira y se vive en el país.

En empleo, a decir del INEGI el mes de julio, el 59.1 de la población fue catalogada como económicamente activa; el resto, inactiva. El índice de desempleo es del 5.37 por ciento, cifra que contrasta con 3.8 por ciento en diciembre del 2006 año que Calderón llegó al poder. No ha habido avances sino retrocesos. En mayo del 2009 alcanzó la taza de desempleo el 6 por ciento.

En seguridad pública ha enfrentado otros problemas, como el secuestro de Diego Fernández de Cevallos, quien ya rebasó los cien días en cautiverio. El asesinato del candidato a gobernador de Tamaulipas, el priísta Rodolfo Torre Cantú; y el secuestro y posterior ejecución del alcalde de Santiago, Nuevo León, el panista Edelmiro Cavazos Leal.

Aparte, políticamente el presidente Calderón y su partido perdieron nueve de doce gubernaturas en 2010, y en las que triunfaron sólo lo pudieron conseguir con una alianza con el Partido de la Revolución Democrática.

La desigualdad

En México viven más de 50 millones 600 mil mexicanos en la pobreza con un ingreso inferior a mil 900 pesos al mes, según el Consejo Nacional de Evaluación Política de Desarrollo Social (Coneval), sólo en los dos primeros años de Felipe Calderón aumentó 6 millones más el número de personas en esta situación de pobreza.

De esta población, más de 19 millones viven en pobreza extrema, es decir, que no perciben ni siquiera para comer lo necesario. Ante esto, el gobierno federal ha presumido que con el Programa Oportunidades son atendidas 5 millones de familias. Sin embargo, un informe trimestral consultado por ZETA sobre finanzas públicas realizado por la Secretaria de Hacienda, en los primeros meses del 2010, muestra una reducción en el presupuesto al combate la pobreza en a la Secretaría de Desarrollo Social. Tan sólo al Programa Oportunidades se le restaron más de 214 millones de pesos comparado con el año 2009.

Por otro lado, el gobierno gasta a manos llenas. Entrando a sus labores presidenciales, el ejecutivo ordenó la compra de muebles por un valor de 181 millones 527 mil pesos, monto que se sigue pagando, en este año se cubrirá 37 millones más, además se ha anunciado que se considera reemplazar vehículos federales “cuyas condiciones no son aptas”, lo que costará 40 millones de pesos.

En los primeros 3 años del gobierno calderonista aumentó casi en un 50 por ciento el presupuesto para la administración federal descentralizada de acuerdo a un análisis del Centro de Estudio de las Finanzas. El presupuesto que se destina a la Presidencia, año con año ha rebasado lo que se aprueba en la Cámara de Diputados: en 2007 se excedió con 201 millones, en 2008 con 401 y en los primeros 6 meses del 2009, de 960 millones presupuestados ya se había gastado mil 321, es decir, 361 millones de pesos en exceso, según los archivos del informe trimestral de la SHCP.

Un dato más. En marzo la Cámara de Diputados informó que en el 2008 el gobierno federal gastó 616 mil 736 millones de pesos más de lo autorizado en el presupuesto en “servicios” personales”.

Seguridad pública, el pie con que cojea… y sangra.

Para la diputada federal, Teresa Inchaustegui, integrante de la Comisión de Seguridad pública, en el terreno del combate al crimen organizado y la inseguridad, el gobierno federal, está reprobado. Explicó en entrevista para ZETA: “estamos hablando de una estrategia fallida de pe a pa… ningún país ha tomado esta estrategia de confrontación violenta, porque en la medida en que se responde a la violencia criminal con la violencia de la fuerza del Estado, la violencia se escala, eso es lo que está pasando en México”.

Remató: “El presidente dice que ‘vamos ganando la guerra’ porque en su cuenta, por cada oficial policiaco o de las fuerzas armadas que cae, caen 8 del otro lado, pero eso tiene una serie de errores, porque no hay separación entre buenos y malos… no es un problema de exterminar a la población sino de acotar y reducir a las actividades de la criminalidad”.

El doctor Luis de la Barrera, director del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad, A.C, refirió: “las cifras nos dicen que en México venía descendiendo en los últimos 15 ó 20 años la taza de homicidios dolosos y lamentablemente esta tendencia empieza a revertirse, en el 2008 ya tuvimos un asenso, en el 2009 volvimos a tener un nuevo ascenso y pues en la incidencia de secuestros y extorsiones es muy alta… estamos en una situación bastante difícil, bastante delicada”.

Felipe Calderón anunció que bloqueará a quien lo insulte en Twitter.

No hay comentarios.: