sábado, 1 de enero de 2011

«Premio Bola de Mierda» para el "Pendejo Tijuanero del Decenio"



















Detenidos, vendedores de votos

El Sol de Tijuana
6 de julio de 2010

por Manuel Cordero

Tijuana.- Policías municipales arrestaron a María Eugenia Cázares Cortez, de 42 años de edad, y Arturo Zúñiga Rodríguez, de 43, a petición del panista Christopher Domínguez Meráz, de 22, quien los acusó de presuntos delitos electorales durante los comicios celebrados el domingo pasado.

Dicho sujeto se ostentó como representante jurídico del Partido Acción Nacional e interceptó a los gendarmes de la unidad 3085 para indicarles que la pareja acompañaba a votantes para que sufragaran en la casilla 1122, instalada en la Secundaria Técnica 21, de la colonia Pórticos del Lago, en la delegación Cerro Colorado.

Luego de depositar el voto en la urna los acompañaban de retorno y los ingresaban a su domicilio ubicado en la calle Arpa, número 101-B, de dicha colonia, y suponer que les entregaban alguna cantidad de dinero por haber "vendido su voto al Partido Revolucionario Institucional".

Aunque suene a descabellado, los uniformados procedieron a la detención de la pareja ante esa mera suposición a pesar de que anotan que "las personas que supuestamente habían vendido su voto ya se habían retirado del lugar".

Pero lo inexplicado es que el juez calificador municipal, Mario Hernández Venegas, de quien se supone es conocedor de la ley, dispuso que ambos fueran remitidos ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común.

Por su lado, Francisco y Óscar Ricardo Chapa Jaimes, de 32 y 47 años, también fueron apresados a solicitud de los panistas Óscar Díaz Mariscal, de 31, y Víctor Flores Jiménez, de 53, quienes también los acusaron de presuntos delitos electorales.

Ambos individuos interceptaron a los conductores de la unidad 4985 y comunicarles que momentos antes atestiguaron cuando los fraternos les entregaban sobres a los funcionarios de la casilla electoral 1349, ubicada en la calle Durango, número 6708, de la colonia Camino Verde, en la delegación Sánchez Taboada.

Relataron que en el momento les tomaron 18 fotografías y al darse cuenta abordaron un automóvil Volkswagen 2000 carente de placas de circulación y los habían perseguido hasta la avenida Ermita y las vías del ferrocarril, de la colonia Los Españoles, en la delegación La Mesa.

Al momento de abordarlos los hermanos Chapa Jaimes argumentaron que tenían la encomienda de entregar una compensación económica de 100 a 500 pesos a los encargados de las casillas y al momento de someterlos a una revisión hallarles 10 sobres con esas cantidades de dinero.

Pero además un listado en el que se anotaba el número de la urna electoral y los nombres de los funcionarios a los que se les entregaría el soporte en efectivo, por lo que ambos también fueron remitidos ante el agente del Ministerio Público del Fuero Común.

Enlace al reportaje

Ahora la Voz Libertaria de Tijuana dice:

Lo anterior no es el único incidente que el abusivo e incompetente pendejo Mario Hernández Venegas ha mandado a los inocentes a la cárcel. Hace algunos años él mandó un visitador de una asociación civil de derechos humanos local, que es también un doctor, a la cárcel por el "delito" de grabar vídeo en una calle pública de Tijuana.

El doctor había ido a la Colonia Roma para asistir a un amigo cuyo auto se había descompuesto allí. Cuando llegó en su carro propio donde el coche descompuesto fue ubicado, el amigo había salido antes a pie a una refaccionaria para sacar las partes necesarias. Mientras de esperar el regreso de su amigo, el doctor eligió probar su nueva cámara de video por grabar la calle y el área general. Sin embargo, no grabó ninguna persona en el vídeo.

Después un rato el amigo llamó el doctor en su celular para avisar que iba a volver más tarde con un mecánico para reparar el vehículo. Por lo tanto, su ayuda no sería necesaria. Entonces el doctor salió en su vehículo propio por su casa. Sin embargo, mientras en rumbo a la casa, fue seguido por un vehículo con un conductor varón y una pasajera feminina. Después de algunas cuadras, el doctor fue detenido por policias municipales en un reten. Un oficial le avisó que la pasajera del otro vehículo lo acusó de grabar sus niños con vídeo por su casa. Sin embargo, el doctor nunca vió ningún niño mientras grababa el vídeo menos grabó alguna persona. Entonces el explicó al oficial su motivo de presencia en la calle en Colonia Roma y enseño el oficial el vídeo grabado para comprobar que no habia personas en el vídeo. El doctor nunca vío a la mujer y el conductor antes tampoco y no los conocieron.

Los oficiales presentes creían el doctor, pero uno de ellos le avisó por la formalidad, tendrían que ir a la subdelegación para presentar una declaración formal ante el juez calificador.

Cuando llegaron a la subdelegación ante el juez calificador Marió Hernández Venegas, la mujer siguió a acusando a el doctor de grabar vídeo de sus hijos por su casa. El doctor intentó a presentar la misma explicación y comprobante al juez. Sin embargo, en lugar de examinar el vídeo, Hernández Venegas nada más revisó el exterior de la cámara de vídeo, y acusó el doctor de mentir sobre la cámara de ser nueva, porque se encontró con un pequeño rasguño en la superficie. Entonces el doctor explicó que la cámara era un aparato reacondicionado que él compró en una tienda de nuevos aparatos electrónicos en San Ysidro. Sin embargo, Hernández Venegas se negó a creer que la cámara era nueva o de revisar las pruebas de vídeo, y condenó al doctor a la cárcel por grabar vídeo en una calle pública. Afortunadamente, el doctor tenía el dinero para pagar su libertad bajo fianza y salir de la cárcel rápido.

Después de más investigación, se rumoreó que la mujer era una narcomenudísta que vendía drogas a los mayores y los menores de edad desde su casa. Ella sospechó aparentemente que el doctor estaba grabando las "actividades" de las instalaciones de su casa aunque ella vivía en una calle siguiente de la calle donde el probó su camera de vídeo y no vió casi ninguna actividad en esa calle mientras él estaba presente.

A pesar de denunciar la incompetencia y abuso de autoridad por parte del Lic. Mario Hernández Venegas, el pendejo permanece como juez calificador. Nadie sabe cuál verga está chupando para mantener su trabajo, pero lo menos que podemos hacer ahora es concederle el «Premio Bola de Mierda» por ser "Pendejo Tijuanero del Decenio".

Aquí está tu premio, licenciado:

No hay comentarios.: