viernes, 22 de julio de 2011

Más ejemplos de cómo la Iglesia Católica mexicana y el PAN quieren que la iglesia sea la cuarta rama del gobierno



Publicada: 17/07/2011 16:19 Por: SUN
Demanda Iglesia libertad de expresión de los clérigos

El arzobispo José Guadalupe Martín Rábago se une a la exigencia del obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi para que en México sea respetado el derecho a la libertad de expresión de los clérigos.

LEÓN, Guanajuato(SUN)El Arzobispo José Guadalupe Martín Rábago se unió a la exigencia del obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, para que en México sea respetado el derecho a la libertad de expresión de los clérigos mediante una reforma al artículo 24 de la Constitución, para que puedan evangelizar y hablar de política sin miedo.

El prelado señaló que en la actualidad los ministros de culto viven las consecuencias de leyes contradictorias, siendo discriminados, amordazados, sujetos de severas sanciones y temerosos de las reacciones de políticos que los pisotean.

"Nuestras creencias incluyen puntos que son atacados por algunos partidos políticos y sus candidatos, lo que nos sorprende es que ellos tienen derecho a destruir valores fundamentales de nuestra fe y hacer campaña en contra de lo que creemos en el fondo con el dinero de nuestros impuestos.

"En el fondo nosotros somos discriminados, amenazados y amordazados por defender nuestra fe, que debemos ocultarla o disminuirla por el miedo de ser sancionados", subrayó el jerarca de la Iglesia Católica.

¿Cuál libertad de expresión nos reconocen?, ¿podemos propagar nuestra doctrina?, ¿debemos callar ante los políticos que los pisotean?, cuestionó el Arzobispo.

El clérigo destacó la incongruencia de la norma constitucional luego de la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en contra del padre Hugo Valdemar Romero, encargado de Comunicación Social de la Arquidiócesis Primada de México, por ser supuestamente responsable de "hacer proselitismo político y violar la Constitución".

Martín Rábago dijo que los jerarcas de la Iglesia católica no están pidiendo ningún privilegio, sólo que el artículo 24 sea modificado y hecho acorde a lo que establecen los tratados internacionales en materia de libertad de expresión, para que los ministros de culto sea respetados en sus derechos humanos como cualquier otra persona.

Vínculo al artículo

Arquidiócesis poco transparente

Panistas benefician a Iglesia Católica

Los ayuntamientos de Tijuana han cedido a los religiosos recursos públicos, a manera de donaciones y préstamos de terrenos que se supone estaban destinados para servicios comunitarios y áreas verdes. El gobierno de Ramos fue el más generoso con el gremio Católico. La Arquidiócesis se niega a dar explicaciones.

Luis Alonso Pérez
ZETA 15 de julio a 21 de julio de 2011

Mediante donaciones y préstamos de terrenos del dominio público destinados para áreas verdes y servicios comunitarios, los gobiernos panistas de Baja California han beneficiado a la Arquidiócesis de Tijuana, evitando a esta asociación religiosa el pago de millonarios predios para la construcción de sus templos e iglesias.

El gobierno de Jorge Ramos Hernández fue el más benévolo con la Iglesia Católica, rentando por tres años un predio como estacionamiento para los empleados municipales mediante el pago de casi 3.5 millones de pesos. Ese mismo lote había sido donado para la construcción de la nueva Catedral de Tijuana en tiempos del alcalde Jesús González Reyes. Ahora el XX Ayuntamiento se encuentra negociando la renovación del contrato.

A pesar de que son terrenos públicos que pasan a manos de particulares, la Arquidiócesis de Tijuana mantuvo un voto de silencio sobre su manejo de los inmuebles que ocupan sus centros religiosos.

Terreno público, ahora de la Iglesia

En la calle Real de Minas no hay canchas de futbol. Ni siquiera hay un terreno plano en el que los vecinos puedan levantar un par de porterías metálicas para que los niños jueguen futbol “llanero”.

En esta calle del fraccionamiento Real de San Francisco de Tijuana tampoco hay parques o jardines. Los muchachos juegan en la calle y las parejitas de adolescentes platican frente a casas abandonadas.

El único espacio agradable a la vista para la convivencia familiar es el patio de la iglesia católica San Francisco de Asís, ubicada en el lote 13 de la manzana 616.

Este predio, de casi 3 mil 900 metros cuadrados de extensión, originalmente había sido destinado para el equipamiento municipal, es decir escuelas, bibliotecas, parques o centros deportivos, pero en los últimos meses de 2009 el gobierno de Jorge Ramos Hernández lo donó a la Arquidiócesis de Tijuana.

Ahora este espacio, que primero fue donado al Gobierno Municipal por la desarrolladora inmobiliaria ARA para beneficio de la comunidad, está enrejado. El espacio que hay entre sus cuatro casas prefabricadas convertidas en sitios de culto, sólo puede ser aprovechado por los fieles católicos antes o después de las misas. El resto del tiempo no hay paso.

ZETA solicitó por escrito –a través del departamento de prensa– a la Arquidiócesis de Tijuana cuáles fueron los requisitos que se tuvieron que cumplir para que ese predio pasara del uso público al privado y les fuera donado. También se les preguntó cuál es el valor del predio que obtuvieron. Ambas peticiones fueron rechazadas.

La Dirección de Asuntos Religiosos del XX Ayuntamiento, encabezada por Adriana Padilla Mendoza, también calló en torno a los procedimientos para la donación de predios públicos a asociaciones religiosas.

Iglesia en terreno público por 10 años

En su afán por llevar la religión Católica a las colonias de Tijuana, la Arquidiócesis de Tijuana ha tomado “prestado” al Gobierno del Estado un predio de 2 mil 777 metros cuadrados en el fraccionamiento Infonavit Presidentes desde hace casi una década.

Ubicado al final de la calle cerrada Porfirio Díaz, a un costado de un canal pluvial, el lote 45 de la manzana 18 fue designado como un espacio de reserva en el que a finales de los años ochenta se plantaron árboles y palmeras.

Vecinos del lugar recuerdan que inicialmente ese espacio sería utilizado para construir un centro comunitario para apoyar a las madres solteras. Con el tiempo lo único que construyó el gobierno fue una cancha de usos múltiples que con más adelante quedó abandonada y sin uso.

“Con los años alguien de la Arquidiócesis con pleno conocimiento del asunto, ordenó la construcción con material ligero de una capilla católica al final de la calle, en el área verde tirando algunos árboles y palmas existentes”, denunció anónimamente a ZETA un vecino del Infonavit Presidentes.

La construcción de la capilla de San Pedro de Nolasco generó una diferencia de posturas entre los vecinos católicos y los que se molestaban por la usurpación del espacio público o el exceso de carros que se generaba en cada misa o kermesse.

No fue hasta octubre de 2008 cuando un grupo de personas cercanas a la Capilla comenzó a preparar el terreno y a construir los cimientos de lo que sería la iglesia de San Pedro Loyola; entonces los residentes se inconformaron ante su Delegación Municipal y detuvieron la obra.

Actualmente la Capilla continúa en operación e incluso está al corriente en el pago de los servicios como el agua, la cual está contratada a nombre de la Iglesia San Pedro de Nolasco, siendo que el predio está a nombre del Gobierno del Estado y es propiedad de la ciudadanía.

A respecto Luis Bustamante Mora, delegado en Tijuana de la Oficialía Mayor del Gobierno del Estado, explicó que ese terreno fue declarado como un área de donación que le tocaba al gobierno del Estado cuando se creó el fraccionamiento Infonavit Presidentes.

“En terreno lo solicitó una asociación civil para construir una iglesia, por lo que hicieron una carta de propuesta de comprar el terreno y se les contestó que era factible la venta. Posteriormente salió un tercero involucrado que estaba invadiendo un pedazo del terreno, por lo que se detuvo esa transacción y así se quedó”.

“En el 2006 la Arquidiócesis retomó el tema para pedir el terreno en donación al Gobierno del Estado y por alguna razón también quedó pendiente ese proceso administrativo. Ahora estamos retomando el caso y evaluar la posibilidad de donar el terreno o de vendérselos”, agregó el funcionario.

Bustamante Mora explicó que a través de los años la Arquidiócesis ha comprado o recibido en donación algunos terrenos del Gobierno del Estado. “Pero eso es una práctica que se viene dando desde hace mucho tiempo”, enfatizó.

Para solicitar un predio en donación, el Gobierno del Estado solamente necesita que la agrupación religiosa esté inscrita en el registro nacional de asociaciones civiles de la Secretaría de Gobernación y escriban una carta a la Dirección de Asuntos Religiosos, además de algunos requisitos fiscales.

“Normalmente es la misma comunidad la que pide que haya algún templo o iglesia. Además no solamente lo hacemos con la Iglesia Católica, lo hacemos con cualquier culto, organismo de la sociedad civil, o club de servicio. Lo que pretendemos es que los terrenos del Gobierno del Estado se pongan en uso al servicio de la comunidad”.

Gobierno de Tijuana: inquilino de la Arquidiócesis

Desde el primer año de la presidencia municipal de Jorge Ramos Hernández, se decidió que el lugar ideal para que estacionaran sus carros los empleados del XIX Ayuntamiento era en los lotes 5, 6, 14, 15 y 16 de la manzana 21 de la Zona Urbana Río, ubicados a espaldas del terreno que albergará a la Nueva Catedral, todos propiedad de la Arquidiócesis de Tijuana.

Sin embargo, estos predios no siempre pertenecieron a la Iglesia Católica, antes formaban parte del padrón inmobiliario del Gobierno de Tijuana, pero durante la presidencia de Jesús González Reyes fue donado para la construcción de la Catedral.

Por el uso del Estacionamiento se pagó anualmente 1 millón 100 mil pesos del erario público, según lo acordado en el expediente ADQ-2008-AD-069. En tres años de uso la Arquidiócesis recibió 3.3 millones de pesos del XIX Ayuntamiento.

En su edición 1844 ZETA documentó que el terreno estaba desaprovechado, “pues varias de sus zonas se encuentran llenas de escombros y vehículos oficiales abandonados o en desuso”. Para esta edición ZETA recorrió el predio convertido en estacionamiento municipal, y comprobó que el escombro ha sido removido, así como algunos vehículos abandonados, para dar un mejor uso al espacio.

Con el predio aún en utilización por los empleados municipales el XX Ayuntamiento se mantiene una serie de negociaciones para determinar el monto del contrato a pactar. Pese a ello se abstuvieron de proporcionar detalles sobre esta transacción por ser política del Gobierno Municipal no ventilar información hasta completado el proceso.

Con la explanada del Palacio Municipal convertida en un estacionamiento particular, los espacios para el personal del XX Ayuntamiento se ven limitados, motivo por el cual se prevé que se renueve el contrato de renta con la Arquidiócesis, y que sigan percibiendo ingresos del erario público, mismos que hasta el momento se han negado a ventilar públicamente con ZETA y con la comunidad, incluyendo a sus feligreses.

Al parecer la transparencia no es una virtud de la Iglesia Católica.

No hay comentarios.: